lunes, 28 de noviembre de 2011

El Cerrato es una comarca privilegiada para los quesos

José Luis Galván Romo es natural de León, aunque lleva varios años en Palencia por motivos laborales. Trabaja en la Estación Tecnológica de la Leche, que depende del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, que se localiza en Viñalta. Recientemente, ha ofrecido una cata de quesos en Baltanás con motivo de la I Feria del Queso y el Vino. El resultado del análisis sensorial ha sido impresionante, pues todos los asistentes a la cata obtuvieron claves para catar correctamente los distintos tipos de quesos.

-¿Cuál es la misión de la Estación Tecnológica?
-Es un centro que depende de la Subdirección del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, y trabajamos principalmente en dos vertientes: control de calidad e investigación. Además, llevamos a cabo la dirección técnica de los premios Cincho, que son los galardones más prestigiosos en el mundo de los quesos.

-¿Qué suponen los premios Cincho?
-Estos galardones nacieron en el año 2000 con 187 muestras, y en la última edición, celebrada en 2010, se presentaron más de 800. Ahora es un concurso bianual con un carácter internacional, en el que participan unos 120 catadores neutrales. Por eso, estos galardones suponen un reconocimiento muy prestigioso al trabajo bien hecho, en este caso, a los mejores quesos. Por ejemplo, Quesos Cerrato ha sido la empresa que más número de galardones Cincho ha obtenido, con once medallas.

-¿Qué destaca de los quesos del Cerrato?
-El Cerrato es una comarca privilegiada para la elaboración de quesos, pues además se producen con mucho esmero desde la ganadería a la transformación de la leche. La calidad en esta comarca y en el resto de la provincia es claramente un estilo de vida. Los maestros queseros mezclan distintos tipos de leche para obtener sabores diferentes y juegan con las leches de alta calidad para hacer productos bien elaborados.

-¿Cómo se realiza una buena cata de quesos?
-Es fundamental elegir bien los quesos y empezar a catarlos desde el sabor más suave al más intenso. Hay que tomarse tiempo para experimentar las sensaciones sensoriales que aporta cada queso, pues todos son diferentes y cada uno aporta algo distinto.

-¿Qué supone una Feria del Queso y el Vino como la celebrada en Baltanás?
-Este tipo de iniciativas son imprescindibles para dar a conocer los productos de nuestra tierra, como el queso y el vino. Además, hemos realizado una cata de quesos para que todos aprendan a disfrutar de estos productos y la respuesta ha sido extraordinaria.

Fuente: www.elnortedecastilla.es

Valdecañas de Cerrato proyecta un mirador en la torre de su iglesia

Valdecañas de Cerrato, pedanía de Baltanás, finalizará en las próximas semanas el proyecto 'Miradores del Cerrato', que se llevará a cabo en la torre de la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari.

Este proyecto está cofinanciado por la Asociación para el Desarrollo Rural Integral del Cerrato Palentino y el propio Ayuntamiento, con un presupuesto cercano a los 15.000 euros. Se trata de adaptar la torre para que se pueda utilizar como mirador. «Nos parece interesante apostar por este tipo de proyectos que son un reclamo para el turismo y que, además, sirven para conservar nuestro patrimonio. Valdecañas de Cerrato cuenta con unas vistas espectaculares, y por eso hemos elegido su torre para crear un mirador con carácter comarcal. Nuestra idea es hacer algo similar en la torre de la iglesia de San Millán de Baltanás, pero este proyecto tendrá que esperar», señaló María José de la Fuente, alcaldesa de Baltanás y presidenta de Adri Cerrato Palentino. La iglesia parroquial de San Nicolás de Bari es de estilo barroco, fechada en el siglo XVII, y resalta por su torre cuadrangular, construida en sillar, probablemente sobre el solar que ocupó la anterior iglesia parroquial, del siglo XII. Este templo dispone de tres naves separadas por pilares y bóvedas y se encuentra situado en lo más alto del núcleo urbano. A lo largo del tiempo, ha sufrido diversas reformas, siendo la última realizada en profundidad en 2008. Junto a la parroquia se encuentra ubicada una necrópolis medieval y el cementerio viejo, actualmente en desuso.

Además de esta obra, Valdecañas eliminará las barreras arquitectónicas de acceso al consultorio médico, que se ubica en el edificio de la Casa Consistorial. Para ello se realizará una rampa que permita la mejor accesibilidad de todos los usuarios.

Fuente: www.elnortedecastilla.es

miércoles, 23 de noviembre de 2011

XX Cross “Ciudad de Dueñas” Alejandro Villullas


Entre Quintana del Puente y Lerma

Desde Quintana del Puente, en la provincia palentina, sale una interesante carretera hacia Lerma que se encuentra a 41 kilómetros de la N-62 o Autovía de Castilla de la que partimos.

Recorreremos la N-622 que con anchura y firme aceptables y pasando la vía del ferrocarril Venta de Baños-Burgos y las obras del AVE que transcurren paralelas, enfilaremos la recta que, una vez pasado el cruce a Villahán donde se asienta la nave y las fincas donde se cultivan los plantones de fresa que “Fresón de Palos” (Huelva) prepara para sus producciones de fresa en aquella ciudad onubense, transcurre paralela ala río Arlanza que deja a su paso a Palenzuela confundida con la ladera de la montaña, a la derecha de su margen. Este interesante río se une al Arlanzón junto a Quintana para, ya cerca de Torquemada, desembocar a su vez en el Pisuerga.

Desde este cruce de acceso a Palenzuela parte también un nuevo cruce hacia Villahán desde el que Lerma ya sólo queda a 36 kilómetros Y en el Km. 80 de esta N-622 ya se encuentra el límite de la provincia burgalesa. Un interesante mural en una caseta, también pintada por detrás, da acceso casi inmediatamente al cruce, a la derecha, por el que entraremos en…
JOSÉ  BADIOLA

Peral de Arlanza

Peral es un pueblecito de cierto tamaño situado al margen de este río con una amplia travesía recta de lo que fue el paso de esta carretera por su recinto urbano. Aparcamientos a uno de sus lados, cuidados jardines en el centro con arados ornamentales y la correspondiente parada del autobús, el Centro de Usos Múltiples nada más entrar, a la derecha, nos recibe junto a una zona de aparcamiento con su mural y bancos para el reposo. Y casi todo el caserío está a la derecha de esta travesía, quedando a la izquierda, junto al río, un interesante parquecito de ribera también muy cuidado con fuente, mesas, árboles y acceso directo al río.

Su trazado urbano un tanto anárquico está absolutamente asfaltado y pintado con rayas perimetrales, tiene una lineal y cuidada Plaza Mayor donde se ubica el Ayuntamiento y el tele-club municipal, una zona central con árboles, flores, bancos y farolas, remodeladas aceras y otra isla ajardinada más adelante de su calle lineal (C/ Real) a la que dan otras, una de ellas con una panadería y una pescadería. Una casa alberga una placa en memoria del pintor local Andrés García Prieto (1846-1915). Y junto a esta C/ Real, también está la sencilla iglesia de San Juan Bautista con terraza previa y un interior de tres naves.

Varios murales pintados por un vecino, con bastante gusto por cierto, técnica muralista y buen hacer, ornamentan varios paramentos de la localidad, uno de ellos bajo la circunvalación en el “túnel” de paso hacia un campo de fútbol abandonado. Una pista de tenis junto a la travesía, otro cuidado espacio junto al puente del final de la travesía, etc, y, el cuidado de los espacios en general denotan un buen hacer de su ayuntamiento.

Saliendo de Perales, Lerma queda a 30 kilómetros.

Pinilla de Arlanza

Es una finca privada un poco más allá, continuando por esta N-622 por la que circulamos, en la que una construcción en piedra con escudo y valla de acceso previa, denotan cierta antigüedad e importancia de las instalaciones. Además, la ermita del otro lado de la carretera da autonomía al poblado.

En las paredes de la finca se publicita la venta de huevos y pollos de corral.

Un poco más adelante, de nuevo entramos en un tramo palentino, donde se encuentra el cruce de acceso a la localidad de Cobos de Cerrato a 6 km, a la derecha. Pasando el estrecho puente de hierro sobre al Arlanza, de recrecido solado, enseguida se llega a la finca de la palentina Mercedes Junco, dueña del “Hola”, conformada por un poblado para los trabajadores de dicha finca, instalaciones agropecuarias, campos de cultivo, caballeriza y almacenes para los aperos de labranza, etc. Hay mucha frondosidad en esta zona y vallas delimitatorias. Y la carretera de acceso está en bastante mal estado.

Y volviendo a la N-622, poco más adelante, de nuevo, pasa a formar parte de la provincia de Burgos. Lerma queda a tan sólo 27 kilómetros, y , con el río a nuestra derecha, junto a una zona un tanto valdía a la izquierda, nos sorprenderá sobre un cerro netamente cerrateño, una gran espadaña en lo alto sin los muros de la iglesia correspondiente. Es el Km. 72 de esta ruta.

Escuderos

Llegando a esta localidad, que en realidad es un pequeño caserío que pertenece a Santa María del Campo (situada al norte a apenas 4 Km), algunas construcciones aisladas junto al río Arlanza nos previenen del cruce por el que tomamos la carretera que nos conduciría a aquella localidad, al norte y, a la derecha y cruzando el puente de origen romano sobre el Arlanza, hacía Roa al sur.
Desde aquí, junto a este puente, parte una ruta o sendero a pie por ‘El Bajo Arlanza’ que recorre un paraje próximo iniciándose junto a unas mesas y una barbacoa junto al cauce.

Aquí en Escuderos también hay algunas construcciones más: palomares, un molino de interés y en la zona más alta a la izquierda de la carretera, la Ermita de Ntra. Sra. de Escuderos a la que acude todo el pueblo de Santa María del Campo en romería

Una sencilla espadaña y una imagen cerámica de la virgen denotan la advocación de esta ermita que se adosa, sin identidad propia, a una vivienda. Junto a la carretera hacía Santa María, una columnita en piedra soporta una placa que nos indica la ubicación de esta ermita.

Fuente: www.carriondigital.com

Quintana del Puente

jueves, 3 de noviembre de 2011

Dieciocho establecimientos participarán en las ‘VI Jornadas de la Brocheta’

Este certamen que, desde hace dos años es de ámbito provincial, contará esta edición con bares de Grijota, Baltanás y Villamuriel

Dieciocho establecimientos de la provincia participarán del 30 de octubre al 13 de noviembre en las Jornadas de la Brocheta que organiza por sexto año consecutivo la Asociación General de Hostelería.

Este año se cuenta con bares de la capital, de Baltanás, de Grijota y de Villamuriel de Cerrato que ofrecerán su brocheta al precio de 2,75 euros, incluido el pan y la bebida (vino de la casa, caña o refresco).
Así, en la capital palentina se podrá degustar la brocheta en el bar Alaska, con su propuesta Yukatán, en Casa Cantabria que ofrecerán Memorias y esplendores, en Casa Lucio su apuesta es Mar de Castilla, en el Duke tendrán la brocheta el Duke, en El Vino Divino se degustará la Apis.

Bombón ibérico es la propuesta del Gambrinus La Calabaza, mientras que en La Alhambra la brocheta que se ofrecerá será A dos tierras, en La Ménsula se podrá degustar Krevetka, mientras que en La Traserilla presentan Ensartado de cordero.

La Mota es el nombre de la brocheta del Nuevo Bugatti y Quintaesencia presenta una elaboración a base de pato, langostinos, higo y pañuelo de miel. En el San Remo se podrá encontrar la brocheta Aconcagua y en la Taberna Sallana el Canutillo regional.

En el Café Plaza de Baltanás se podrá degustar Delicias de Baltanás; en el Grijota Golf, de Grijota, la apuesta que se puede encontrar es el Bombón Ibérico, el mismo nombre de la brocheta que presenta La Bodega del Canal, en Villamuriel.

De nuevo se recompensará a los hosteleros que mejores brochetas presenten. Se entregarán tres premios, Antolín de Oro y 1.600 euros a la ganadora, Antolín de Plata y 850 euros a la segunda mejor brocheta y Antolín de Bronce y 550 euros. Los premios en metálico deberán destinarse a material de hostelería. El Jurado popular pasará por los establecimientos y remitirá sus puntuaciones al Comité Organizador, que abrirá los resultados el 17 de noviembre y el día 21 del mismo mes tendrá lugar la entrega de premios.
Además, las tres primeras irán en representación de la gastronomía palentina a Intur que se celebrará en Valladolid del 24 al 27 de noviembre.    

Turismo Cerrato en la Feria del Queso y el Vino

La Feria del Queso y el Vino nace con éxito y vocación de continuidad


La carpa de la plaza de España se quedó pequeña durante todo el día, ante la afluencia de visitantes. Se cumplió el objetivo de asociar estos productos al nombre de Baltanás

El experimento finalizó con gran éxito. Baltanás celebró ayer su primera Feria del Queso y el Vino y, a tenor de los resultados, volverá a convocarla en los próximos años.
«Ésta era una idea que teníamos en la cabeza desde hace tiempo y estamos muy contentos con el éxito que ha tenido», explicaba la alcaldesa, María José de la Fuente, a las puertas de una carpa completamente abarrotada de gente.
Nueve expositores de vino (cinco de la DO Arlanza, tres de Cigales y uno de Tierras de León) y once de quesos (seis de ellos palentinos y el resto de Zamora, Burgos, Ávila y Badajoz) aprovecharon una de las últimas ferias de la temporada para dar a conocer sus productos. «Nuestra intención, con esta feria, era contribuir a que se asocie el nombre de Baltanás con el queso», explicaba Alberto Aguayo, director comercial de Quesos Cerrato.

Las queserías y empresas vitivinícolas palentinas cumplieron ése y otros objetivos, como el poner de relieve que ambos productos de la tierra tienen una calidad particular. «Son los pastos de aquí lo que hace que los quesos sean mejores. Son más fuertes y ricos, mientras que en otras zonas hay pastos más abundantes, pero con más agua», explicaba Anastasio Alejos, el pastor baltanasiego que cuidó su ganado durante cinco décadas y que, ayer, hizo una demostración pública de cómo elaborar queso casero. «Todos los quesos, si están bien hechos, son buenos. Pero, los de esta clase, para mi gusto son mejores los castellanos», añadía un productor de Campanario (Badajoz), cuya Torta de la Serena puso el toque exótico a la feria.

Tanto si acudieron a la carpa para degustar los productos y dar una vuelta como si fueron para comprar, lo cierto es que los baltanasiegos y los cientos de visitantes marcharon satisfechos con una primera feria en la que, además, el tiempo acompañó. Así lo confirmaba la alcaldesa, que no ocultó que había sentido cierto temor a que el público estuviera cansado de ferias y citas gastronómicas tras el verano. «Para la cata de queso que se ha celebrado en el Museo del Cerrato habíamos previsto cien raciones y nos hemos quedado muy cortos, porque estaba abarrotada», añadía.

Y es que toda la feria estuvo ligada al Museo del Cerrato, en el que también se celebraron talleres lúdicos para niños relacionados con el queso y el vino, una cata de vino y visitas guiadas por este centro, pues el segundo objetivo de la cita era fomentar el turismo de la zona.

De hecho, los propios vecinos colaboraron con la organización al realizar una visita guiada por la zona de bodegas típicas.