martes, 27 de septiembre de 2011

El paisaje del Cerrato es maravilloso, sus atardeceres son únicos

Julia López García tiene 51 años, está casada con Patxi Garrido y tiene dos hijos, Oihan y Aitor. Desde hace cuatro años vive en Baltanás, el pueblo de su marido, aunque lleva más de dos décadas disfrutando en él de sus vacaciones y los fines de semana. Antes residía con su familia en Pamplona, pero optaron por trasladarse a la capital del Cerrato por su tranquilidad y por los recursos que ofrece. Julia es una enamorada del Cerrato castellano, y ahora forma parte de la Asociación Turismo Cerrato, que ofrece visitas guiadas por el Museo del Cerrato Castellano y por la comarca. También es una gran amante de la naturaleza y disfruta de las vistas y atardeceres del paisaje cerrateño. 
 
-¿Cómo se adentró en el mundo del turismo?
-Hace unos meses realizamos un taller de empleo, Interpretando el Cerrato, y ha sido una experiencia muy positiva, porque hemos hecho un buen equipo, nos hemos formado en nuevas tecnologías, hemos conocido nuestra comarca y ahora queremos darla a conocer, por lo que hemos creado una asociación para ello. 
 
-¿Qué perspectivas tiene el turismo en el Cerrato?
-El Cerrato está poco explotado turísticamente, aunque hay buena semilla, y nosotros, desde la Asociación Turismo Cerrato, queremos aportar nuestro granito de arena para que todo el mundo conozca nuestra comarca, que tiene una riqueza impresionante a todos los niveles. 
 
-¿Destacaría algún rincón del Cerrato?
-Cualquier páramo, las yeseras o cuevas rupestres de Valle, que no son muy grandes, pero que son espectaculares. La Canaliza, por ejemplo, es un páramo de Villaviudas impresionante. El paisaje del Cerrato es precioso, sus atardeceres son únicos. Desde cualquier pueblo de la comarca puedes disfrutar de las noches estrelladas. Los cielos del Cerrato son maravillosos. 
 
-¿Qué mensaje transmitiría a los cerrateños?
-Creo que es fundamental enorgullecerse de lo que tenemos, por lo que debemos atrevernos a contárselo al mundo. Todos los cerrateños se han volcado con nosotros cuando les hemos pedido colaboración desde el taller de empleo o desde la asociación, lo que demuestra que hay un interés claro en dar a conocer nuestra comarca. 
 
-¿Dónde pueden contactar con la asociación para organizar excursiones o rutas turísticas?
-Actualmente estamos en Baltanás, en la Casa de Cultura. Allí ofrecemos una amplia bibliografía sobre la comarca. Además tenemos el teléfono 645 681551.

sábado, 17 de septiembre de 2011

La Merindad del Cerrato




Fue de amanecida cuando me encontraba camino a la comarca del Cerrato. De Palencia a Magaz se tarda un suspiro, y en sólo dos se llega a Baltanás, nombre que siempre me ha parecido digno de rey judío y de figurar en alguna de las páginas del Antiguo o Nuevo Testamento. Una breve parada para embucharme un café y situar los prismáticos al cuello; cinco minutos más de coche me permiten llegar a lo más alto de su páramo, pleno de encinas, pastizales y espacios abiertos llenos de vida.
Los que amamos el medio rural y practicamos turismo de observación de naturaleza y aves solemos encontrar aliciente suficiente con sólo llegar a lugares poco esculpidos por la mano del hombre. El Páramo de Baltanás, como también le pasa al de Cevico Navero son dos lugares en los que el paisaje se hace grande, no sólo por la amplitud de su horizonte sino también por las sensaciones que transmite.
Nada más poner pie en tierra me acoge la típica banda sonora de las alboradas estivales, alondras patrullando el cielo repartiendo trinos a diestro y siniestro, las totovías que arrancan sus estrofas musicales sin llegar a terminarlas, el piar característico de los gorriones chillones volando en grupos apretados cuando julio huye del calendario a toda prisa… Y lo más reconfortante: una sinfonía de tonos según se eleva el sol mientras el aire de la amanecida aún refresca las mesetas arboladas. Huele a campo, al mejor campo que el verano ofrece.





Mientras observo a los jóvenes bisbitas campestres que ya vuelan por todas partes, me sobrevuelan varios milanos negros que se pierden hacia el norte. Ando buscando en estos lares al ‘rey moro’, y no se confunda quien de historia entienda ya que no persigo el trazo invisible dejado por algún emir granadino desterrado por los reyes cristianos, no; el ‘rey moro’ que yo busco se trata de una vistosa mariposa que vive en los encinares con pastizal y matorral disperso, hábitat que se encuentra en los páramos del Cerrato, pero también en el Páramo leonés y en otros de provincias vecinas.
Es principalmente durante los calurosos días del verano cuando estos vistosos satíridos de oscura silueta se reúnen para dormir sobre las encinas, y además lo suelen hacer por separado, los machos posados en las hojas mientras que las hembras -ya fecundadas- se distribuyen sobre las hierbas cercanas. Al salir el sol y calentarse el ambiente, los machos -nada activos aún- permanecen quietos esperando la templanza de los primeros rayos de sol. Llegado el momento empiezan a revolotear sobre las ramas y de repente parece que los chaparros cobran vida mientras a su alrededor vuelan decenas y decenas de mariposas, unas persiguiéndose, otras volando en espiral, un ir y venir continuo de lepidópteros que dura poco más de media hora.
Cuando el sol se eleva la concentración de mariposas desaparece y se las encuentra dispersas a lo largo del camino. Es en ese momento cuando vuelco de nuevo mi interés en la observación de aves, en las plantas aromáticas, y en el resto de especies de mariposas que recorren incansables las flores de la planicie.





Dejando atrás el páramo de Baltanás me acerco hasta Castrillo de Onielo, deteniéndome a admirar su arco pétreo de entrada mientras imagino las murallas celtibéricas y romanas que debieron protegerla en tiempos remotos. Desde allí enfilo el valle hacia Cevico de la Torre, y a mitad de camino me detengo para visitar la ermita de la Virgen de Villagustos. Es una delicia poder combinar arte, historia y naturaleza en un paisaje tan memorable como el de los páramos y valles del Cerrato, a las puertas de Palencia, a escasos treinta kilómetros de la capital. La ermita se encuentra perfectamente restaurada y su situación la convierte en un adelantado vigía del valle. Me protejo del sol -ya alto- con la sombra de su fachada cuando escucho el chasquido de unas alas que caen del cielo, un águila calzada se deja caer sobre el trigal aledaño para capturar un roedor a escasos treinta metros de donde me ubico. Un lance en directo con la belleza del románico palentino a mis espaldas es casi ¡insuperable! Cuando me dispongo a regresar al coche descubro la cabeza redondeada de un mochuelo que no ha perdido el ‘hilo’ de nada de lo sucedido, mientras permanecía inmóvil junto a las piedras grises amontonadas junto a la iglesia.

Todavía quedan valles por recorrer y a eso me dediqué el resto de la mañana. Recorro despacio este paisaje lírico formado por las pendientes que caen desde la paramera hacia vaguadas y valles, mientras disfruto con la extraña silueta que dejan los oteros aislados en la llanura. Prosigo ruta, tráfico escasísimo, rincones únicos, rapaces en vuelo, mil y una foto de plantas y mariposas, adobe y molinos.





Regreso a Palencia a través de Soto del Cerrato descendiendo desde el aventajado mirador que supone la Dehesa del Rebollar. Antes de volcarme hacia el Valle del Pisuerga miro atrás y me deleito una vez más con el paisaje extraordinario de la Merindad del Cerrato, que asemeja cascos de barco invertidos formados por yeso, margas y paños oscuros de matorral, pinos y chaparros. Diez minutos después Inicio el descenso a Soto mientras me sobrevuela un bando de abejarucos a los que a juzgar por sus acrobáticos vuelos, comienza a llamar el impulso de la migración ya próxima, al igual que sucede con el viajero cronista que, quiera o no quiera, ha de continuar camino rumbo a otros destinos.

Jorge Garzón


jueves, 1 de septiembre de 2011

Rally fotográfico cultural en bicicleta

Domingo 11 de septiembre 2011, a las 12 horas.
Funcionamiento y normativa:

  • Se dará comienzo en el merendero del depósito de Baltanás, donde se explicarán las bases del rally a los participantes. 
  • No es necesario inscribirse para participar. 
  • Se participa de forma individual, no se pueden hacer equipos. 
  • Se entregará a cada participante un boletín con las “pistas” sobre 6 lugares a los que se tiene que llegar en bicicleta. Se puede ir a los lugares en el orden que se desee. 
  • La categoría de menores de 14 años, sólo podrán ir a los 3 primeros lugares de la lista. 
  • Las “pistas” serán frases o historias sobre las que los participantes tendrán que adivinar donde se encuentran los lugares emblemáticos ya sea por un acontecimiento histórico o cultural. 
  • Se dará la salida y los participantes tendrán dos horas para volver. 
  • Una vez lleguen a cada uno de los lugares indicados, deberán buscar por las inmediaciones a la persona de la organización a la que entregarán su cámara de fotos para que les haga una fotografía en ese lugar. También deberán entregarle el boletín de las pistas para que se lo firme. Al llegar a cada uno de los lugares, si hay otros participantes esperando a que les hagan la fotografía, se bajará de la bicicleta y se deberá guardar cola por el orden de llegada. 
  • El primero que regrese al merendero del depósito con las fotografías de los seis lugares, y el boletín con todas las firmas será el ganador del rally. 
  • En la categoría de menores de 14 años, el primero que regrese con las fotografías de los 3 primeros lugares de la lista y el boletín firmado, será el ganador. 
  • En el caso de que nadie consiga llegar a los seis lugares, el participante que antes haya llegado con el mayor número de lugares fotografiados será el ganador. 
  • Pasadas las dos horas de la salida ya no se contabilizarán los participantes llegados. 
  • Todas las fotografías que entregue el participante que aspire a ser ganador, deberán haberse tomado con el mismo aparato (cámara o móvil). 
  • Es necesario llevar una cámara digital o móvil para tomar las fotografías. Es obligatorio el uso de casco, y recomendable que la bicicleta sea de montaña debido a los lugares a los que se debe acceder. 
  • La utilización de cualquier otro medio de locomoción que no sea una bicicleta impulsada por la tracción humana, o la no utilización del casco, supondrán la descalificación automática. 
  • Se debe prestar especial atención al tráfico y a los cruces de carreteras. 
  • El ganador del rally recibirá como premio una cámara fotográfica digital. 
  • El ganador de la categoría de menores de 14 años también recibirá como premio una cámara fotográfica digital.
  • Esta actividad está incluida en el programa de Fiestas Patronales de Nuestra Señora de Revilla 2011. Los premios otorgados a los ganadores estarán dotados por el Excmo. Ayuntamiento de Baltanás.

Fuente: Asociación Cultural Cerrato en Ruta - www.cerratoenruta.blogspot.com

    El próximo concierto se celebrará el día 4 de Septiembre (domingo) a las 20,30 horas en el mismo espacio del Patio Barroco del MC. En el intervendrá el guitarrista Álvaro Reja.